jueves, 11 de diciembre de 2008

El dolor




El dolor lo causa el tejido dañado, las perforaciones, los cortes y quemaduras en la piel, los músculos adoloridos, las temperaturas muy frías o muy calientes. La experiencia del dolor es desagradable y poca gente la desea, pero el dolor es un estado motivacional adaptativo, pues causa un comportamiento progresivo beneficioso; debido a que llama nuestra atención, altera la conducta actual e inhibe la conducta que origina el dolor y refuerza una conducta capaz de aliviar el dolor.

El dolor motiva dos tipos de comportamiento: el escape y la recuperación. Por ejemplo como conducta de escape, alejar la mano de una espina o del caldero caliente al quemarnos por tocarlo. Y como conducta de recuperación, el dolor puede motivar pasividad y condcutas defensivas.

REGULACIÓN FISIOLÓGICA:
A nivel de comportamiento para escapar del dolor, nos apresuramos a entrar en casa en un día frío o le decimos al dentista que evite uno o dos procedimientos. Mientras que a nivel de evitación, permanecemos dentro de casa cuando hace frío u olvidamos inconsientemente la cita con el dentista.

El sistema nervioso periférico (SNP) tiene una extensa red de terminaciones nervisosas libres que se extienden a través de la piel y de los tejidos. Cuando ocurre un daño en el tejido, dichas terminaciones activan el dolor en diferentes formas: sensaciones de temperatura elevada, agentes químicos, presión directa y tacto.

Dos tipos de fibras nerviosas transmiten información de dolor desde las terminaciones nerviosas libres hasta la médula espinal y el cerebro.
Las fibras A: son gruesas y estan cubiertas con mielina. Envían rápidamente las sensaciones las sensaciones neuronales del dolor agudo y punzante.
Las fibras C: son delgadas y no están cubiertas con mielina. Envían sensaciones de larga duración asociadas con el cansancio y el dolor persistente o crónico.

Estas fibras una vez que han sido activadas por endorfinas, pueden inhibir e incluso eliminar, los mensajes de dolor. Las endorfinas (la endorfina B) además de inhibir el dolor también lo mitiga en cierto grado, al dirigirse a los receptores del dolor en el cerebro. El cerebro elabora endorfinas en la glándula pituitaria y el hipotálamo, y las libera durante momentos de estrés y tensión. Las drogas opiáceas como la endorfina y la heroína, funcionan de la misma manera, excepto que las endorfinas se elaboran de manera natural en el cerebro, mientras que las opiáceas se administran exteriormente.

2 comentarios:

francarni dijo...

Pues la verdad algo bastante curioso e interensante, ¿que más podrías contar sobre este tema?

Nahikari dijo...

El dolor además de las endorfinas que provoca en el organismo también puede provocar sensación de adrelanina y sucesivamente sensación de relajación (debido a las endorfinas); como por ejemplo, cuando una persona se autolesiona. Y la adrelanina se activa porque constituye en este caso,la activación de los mecanismo de supervivencia del organismo. En este contexto el dolor ocupa un lugar primario, pero también puede tener un lugar secundario como cuando los soldados heridos entran en combate.